News:

COMMERCIAL SITES: Please note - if WANT A BANNER LINK? displayed on this site, please contact FEMMEFIGHT

TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE

  • 16 Replies
  • 13224 Views
*

Offline chicharito

  • God Member
  • *****
  • 952
TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« on: March 30, 2011, 01:27:45 AM »
I found this story about a titfight. It's the only I had found written in spanish. If someone has more I would love to know about them.

Ana era una mujer de 35 años de edad, abogada de profesión que había entrado a trabajar desde poco después de licenciarse en una importante empresa. Era una mujer morena, de aproximadamente 1.65 m de estatura, algo rellenita (su peso debía rondar los 75 kg), con unos muslos anchos, amplias caderas y una silueta muy excitante.

Pero lo que más destacaba de todo eran sus enormes tetas. Gastaba una talla 120, de unas duras y poderosas tetas que, para nada escondía. Solía lucir ropa de lo más sexy con blusas y chalecos de amplios escotes para deleite de los compañeros. Gracias a ellas, podía satisfacer una de las mayores aficiones de su marido que se había convertido también en la suya: la lucha erótica con otras mujeres, sobre todo, en la modalidad de boxeo de tetas, en la que era toda una especialista.

Un par de años antes había entrado como secretaria de su jefe Lucía, una mujer de 40 años de edad, rubia, de una estatura similar a Ana un peso también similar y  que, como Ana, destacaba por un impresionante par de tetas, que, igualmente, lejos de esconder, lucía sin el más mínimo recato, con idéntico regocijo del resto de los empleados.

Ana y Lucía habían entablado bastante amistad debido a la estrecha colaboración que tenía con su jefe Ana (ya que era su principal asesora en temas legales) y porque parecía que, lo exhibicionista que eran ambas, lejos de separarlas o enfrentarlas, las habían hecho que se uniesen, y así, jocosamente, comentaban la una con la otra las caras y comentarios que veían y oían a algunos compañeros cuando aparecían con prendas ajustadas y de amplios escotes.

Un viernes, a finales de junio en el que había muy poca gente en la oficina ya que era comienzo de vacaciones, estaba Ana en el servicio y cuando salió para lavarse las manos, se encontró con Lucía que se estaba refrescando un poco. Ese día, Ana llevaba un chaleco de tirantas finas con escote cuadrado y unos pantalones de algodón, mientras que Lucía llevaba un vestido estampado largo de tirantas y amplio escote.

-   Hace calor hoy, ¿verdad Lucía?
-   Sí, pero yo hoy me he venido fresquita. Este vestido es estupendo
-   Ya, aunque se te ve hasta el apellido
-   Bueno, lo que se van a comer los gusanos, que lo vean los cristianos, ¿no? Jajajajajaja
-   Y los tuyos van a estar bien vistos
-   Oye, guapa, que tú tampoco los escondes
-   Pues no
-   La verdad es que tienes buenas tetas, aunque pienso que las mías son mejores – y mientras decía esto, se empieza a bajar las tirantas del vestido.
-   ¿Pero qué estás haciendo? – le dice Ana extrañada pero un poco excitada por la situación.
-   No me irás a decir que te asusta verle las tetas a otra mujer, aunque sean tan potentes como las mías.
-   Para nada – y diciendo esto, se quitó el chaleco que llevaba, quedando ambas mujeres frente a frente con sus pechos tan sólo cubiertos por dos pequeños sujetadores.
-   Te voy a decir una cosa y espero que no te ofendas por ello – comenzó a decir Lucía -, ¿conoces el boxeo de tetas o titboxing?
-   Claro que sí; de hecho, a veces, lo practico con alguna que otra amiga tetona que tengo ¿por qué?
-   Ummmm, eso es magnífico. Yo también organizo algunos encuentros con amigas. Me pregunto si tú estarías a nivel
-   ¿Me estás retando?
-   Pues claro, amor.
-   ¿Cuándo?
-   Ahora mismo si quieres, hay poca gente en la oficina y no creo que me aguantes mucho.
-   Muy segura te veo, hagámoslo

Ambas mujeres se quitaron los sujetadores. Tenían los pezones de punta y se notaba un alto grado de excitación. Pusieron sus manos a la espalda y empezaron a empujarse con las tetas. Cada una de ellas comprobó la dureza de las tetas de su contrincante y empezaron a hacerlos chocar moviéndolos de un lado a otro. A esto empezaron a sentir a gente hablando por el pasillo

-   Parece que hay gente, que tal si lo dejamos para mejor ocasión – dijo Ana un poco nerviosa
-   Sí, será lo mejor. Tienes las tetas más duras de lo que imaginaba y prefiero disfrutar algo más de ellas y del combate.
-   Entonces lo dejamos para otra ocasión, espero que no te rajes.
-   Ni lo sueñes, estaré impaciente.

De esta manera, se pusieron de nuevo los sujetadores y se vistieron. Para evitar sospechas, Ana salió un poco antes. Ambas habían comprobado la dureza y potencia de las tetas de la rival, y que el combate, que seguro no tardaría en producirse, sería intenso y sin una favorita, ya que ambas se veían capaces de vencer a la rival, al tiempo que veían que también podían perder.

Y la nueva ocasión llegó un par de semanas después. Gran parte del personal de la oficina, incluido el jefe estaba de vacaciones. Lucía llamó a Ana desde el despacho del jefe diciéndole que fuera un momento. Ana se levantó y fue al despacho. Al no haber prácticamente nadie, llevaba una especie de camiseta de  tirantas negra y unos pantalones del mismo color. Al llegar al despacho del jefe, vio a Lucía en la puerta del baño privado de éste, con la blusa que llevaba desabrochada.

-   ¿Quieres que terminemos hoy lo que teníamos pendiente?
-   Estás loca. Desde luego, me encanta, te podrían ver, jejejejeje, pero venga vamos.
-   Entra y cerremos la puerta para estar más tranquilas

Lucía se quitó la blusa blanca semitransparente que llevaba, dejando sus pechos tan sólo cubiertos por un pequeño sujetador blanco. Ana, a su vez, se quitó la camiseta que llevaba, dejando sus pechos cubiertos tan sólo por un mínimo sujetador negro que a duras penas lograba sostener el peso de sus inmensos melones.

Se observaron durante unos instantes, con las manos en la cintura y los brazos en jarras. Sin intercambiar palabra alguna, se quitaron los sujetadores, volviendo a la posición anterior, en esta ocasión contoneándose de un lado a otro, lo que hacía que sus enormes pechos se balancearan de un lado a otro. Estaban duros, con sus pezones de punta. Ana tenía unas grandes áureas rosadas con un pezón ancho del mismo color. Por el contrario, Lucía tenía unía unas aureolas pequeñas, oscuras, de finos y puntiagudos pezones. En lo que sí estaban igualadas era en su tamaño, firmeza y dureza.

Se cogieron por los hombros y se echaron para adelante, aplastándose las tetas y clavándole los pezones a la rival en las tetas. Ana pudo comprobar que la fineza de los pezones de su contrincante iba unida a una enorme dureza, lo que hacía que se clavasen como cuchillas en sus duras y enormes tetas, que, por supuesto, no estaban dispuestas a claudicar, por lo que apretaba con fuerza también sus tetas, consciente de que sus pezones tampoco eran desdeñables en absoluto.

Tras unos instantes en esta posición, empezaron a echar sus cuerpos hacia detrás y hacia delante, haciendo chocar sus tetas frontalmente. Los chasquidos sonaban claramente y con rotundidad, lo que provocaba cierta intranquilidad en Ana, ya que estaba casi más pendiente de que alguien pudiera oírlas que del combate en sí, aunque estaba dispuesta a continuar antes de que Lucía pensara que no se atrevía a competir con ella.

En cada empujón de las tetas, se clavaban los pezones de ambas, que permanecían duros y erguidos. Las tetas soportaban cada encontronazo, manteniendo su dureza aunque apareciendo ya claramente el color rosado de los choques y encuentros mantenidos. Ambas hembras tenían unos poderosos argumentos para la lucha, y más, para la lucha de tetas.

Tras estos duros prolegómenos, empezó el combate de verdad. Girando los hombros de un lado a otro, comenzaron a chocar las tetas. Gemían y se oían los chasquidos que cada vez eran más fuertes. Ana no hacía más que mirar hacia la puerta, aunque la dureza del combate hacía que no pudiera despistarse mucho, metiéndose rápidamente de nuevo en el combate.

Empezaba a sentir cómo le empezaban a quemar las tetas. Sentía como las tetas de su rival iban haciendo mella, poco a poco en las suyas, aunque también comprobaba, para su satisfacción, que la otra también estaba sintiendo el poderío de sus argumentos. Saltaban chispas de cada encuentro, balanceándose las tetas de un lado al otro con sus enormes pezones como estiletes.

El combate era intenso. Ana estaba satisfecha de haber encontrado tan buena rival, pero su preocupación por ser descubiertas le hacía que no estuviera completamente concentrada en el combate, el cual, requería la mayor de las concentraciones, dado el poderío de la oponente. Lucía, sin embargo, parecía importarle menos el hecho de que pudieran sorprenderlas en tan lúdicas actuaciones, por lo que estaba plenamente metida en el combate y abstraída de todo lo demás.

Las contrincantes apenas si podían contener los gemidos que provocaba cada uno de los encontronazos que mantenían sus tetas. Empezaban a sudar en abundancia, corriéndole el sudor por las tetas, lo que hacía que los chasquidos fueran aún más agudos. Tetas contra tetas, como fieras, de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, a veces de frente. No había tregua en el combate, y ambas mujeres se complacían de lo contundente de sus tetas y se complacían de la dureza de las tetas rivales.
Lucía comprobaba la impaciencia y nerviosismo de Ana, y sabía que eso era una ventaja importante ante una rival de tan elevado nivel.

-   Luego no quiero excusas, lucha y olvídate de lo demás – le dijo Lucía
-   No buscaré excusas, pero como entre alguien, se va a ver un numerito
-   Sí, el que estamos dando nosotras. Vamos boxea putita
-   Toma perra, toma, ahora verás.

Los chasquidos eran cada vez más contundentes, indicadores de la fuerza y decisión con la que ambas contendientes se estaban empleando. Ana se lanzó con todo a la lucha. Le ardían las tetas, pero le daba igual, sabedora de que Lucía debía estar sintiendo algo similar y que quería terminar cuanto antes el combate para limitar al mínimo posible el que las descubrieran.

El intercambio era brutal. Las tetas salían despedidas de un lado al otro, apareciendo por detrás de sus espaldas, sin control alguno. Ocurría que era tal la contundencia y lo seguido de los golpes que a veces no se encontraban, pero daba igual, ambas continuaban con un descontrol y un frenesí inusitado el combate, ardiéndole cada vez más las tetas.

Por fin, Ana acabó echándose las manos a las tetas, y con un gemido más profundo certificó su derrota

-   Aggggghhhhhh – dijo, mientras se agarraba las tetas y se volvía de lado para evitar el inminente impacto con las tetas de Lucía.
-   ¿Ya te rindes? Venga, quiero más, mira mis tetas – decía Lucía, masajeándose las tetas como retando a Ana a seguir el combate, aunque era consciente de que no hubiera resistido mucho más, por lo que la rendición de Ana le había venido al dedillo.
-   Reconozco que me has vencido, pero me tendrás que dar la revancha en un lugar más tranquilo y en el que me pueda centrar en la lucha.
-   Por supuesto, cuando quieras. Y si te parece bien, delante de nuestros maridos.
-   Eso sería estupendo. Ahora dime, ¿te lamo las tetas?
-   Sí, he de reconocer que tengo una calentura que no me aguanto.

Inclinándose hacia delante, comenzó a chuparle las tetas a la campeona, en esa pose que tantas veces ella había disfrutado, satisfecha por haber perdido ante una rival tan poderosa pero convencida que en un lugar más tranquilo podría vencerla, aunque también podría perder de nuevo, pero deseando que llegase el nuevo encuentro.


*

Offline Maura

  • God Member
  • *****
  • 365
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #1 on: April 01, 2011, 09:07:31 AM »
Magnifica y caliente historia... me ardían a mi las tetas

*

Offline Juliamilk2000

  • God Member
  • *****
  • 110
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #2 on: June 29, 2011, 09:04:41 AM »
estupendo relato

*

Offline Anela

  • God Member
  • *****
  • 123
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #3 on: August 21, 2021, 01:44:09 AM »
No hablo español pero esta historia es fantástica (la leí con el traductor automático).
Fitness & Techno Music!

*

Offline KaedeTF

  • Newbie
  • *
  • 1
  • Titfight lover i speak spanish and some inglish :3
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #4 on: April 19, 2022, 10:07:23 AM »
que pelea mas intensa me encanto, no suelo encontrar este tipo de pelea de tetas muy amenudo en donde las dos tetonas tiene una pelea de choques de tetas o las golpean entre si para ver cual es mas fuerte. muy buena gracias por compartirla.

*

Offline Dario

  • God Member
  • *****
  • 532
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #5 on: April 20, 2022, 11:30:26 AM »
Yo soy fan de los catfights más que de las peleas de tetas, pero me ha gustado mucho.
Muy excitante y bien escrito, muchas gracias.

*

Online Tiberius J.C.

  • God Member
  • *****
  • 195
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #6 on: April 22, 2022, 02:41:35 PM »
I found this story about a titfight. It's the only I had found written in spanish. If someone has more I would love to know about them.
Quizás te gustarían los relatos de Anubis ("Ojos azules", "Asedio sensual", "Chicas Dragonlance", "Hunter's Island" … por mencionar a unos pocos) si aún no los has leído.

*

Offline Dario

  • God Member
  • *****
  • 532
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #7 on: April 23, 2022, 01:21:16 PM »
Anubis también escribe muy bien y le he seguido siempre.
El se centra más en la parte sexual, los femfight.
Yo soy muy clásico, lo que me gusta son las peleas de chicas, puro catfight, jejeje.

*

Online Tiberius J.C.

  • God Member
  • *****
  • 195
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #8 on: April 23, 2022, 06:45:52 PM »

*

Online sugoishadows

  • Junior Member
  • **
  • 22
  • Antonio Manuel
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #9 on: April 24, 2022, 06:41:15 PM »
Gracias por los relatos :)
I love fem vs fem, muscle mixed, stories, movies, manga.

*

Offline Dario

  • God Member
  • *****
  • 532
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #10 on: April 24, 2022, 06:43:51 PM »
Igualmente,  gracias.
No está muy bien traducido pero buena acción.

*

Online Tiberius J.C.

  • God Member
  • *****
  • 195
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #11 on: April 24, 2022, 07:43:10 PM »
Hay toda suerte de relatos en castellano aquí: https://fdlf.variousforum.com

*

Online Tiberius J.C.

  • God Member
  • *****
  • 195
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #12 on: April 25, 2022, 02:22:28 PM »
Igualmente,  gracias.
No está muy bien traducido pero buena acción.
¿De qué relato hablas?

*

Offline Dario

  • God Member
  • *****
  • 532
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #13 on: April 27, 2022, 11:29:55 AM »
De "Puma en el vagabundeo", compañero.
En el foro, el Link que has puesto, hay alguno muy bueno, y sondeos también.

*

Online Tiberius J.C.

  • God Member
  • *****
  • 195
Re: TITFIGHT (spanish) IN THE OFFICE
« Reply #14 on: April 27, 2022, 12:18:20 PM »
De "Puma en el vagabundeo", compañero.
En el foro, el Link que has puesto, hay alguno muy bueno, y sondeos también.
¿Así que en algún sitio queda la versión original en inglés? ¡Por eso el relato me resultó familiar! Como tú, no soy aficionado de titfights. Pero peor es nada. Por absurdos que estén, supongo que los puede calificar de combates. Al menos las combatientes son mujeres.  ;D