News:

COMMERCIAL SITES: Please note - if WANT A BANNER LINK? displayed on this site, please contact FEMMEFIGHT

Humillación de pareja. Parte 1 (F vs F) (Spanish)

  • 4 Replies
  • 1749 Views
*

Offline nakazet

  • Senior Member
  • ****
  • 56
Humillación de pareja. Parte 1 (F vs F) (Spanish)
« on: May 09, 2023, 02:57:18 PM »
A Sarah, le excita mucho que su marido Paul se la imagine peleando con otra mujer cuando están en la cama, y ella que es una belleza de 36 años altísima (1,81 m, 78Kg), piel aceitunada, cuerpo tonificado y firme por haber sido jugadora profesional de voleyball, sin demasiado pecho pero en su sitio y culo no prominente pero duro y bien puesto, le da mucha cuerda con el tema. Ella misma alimenta sus fantasías y le gusta también que su hombre se la imagine superior a otra mujer, sometiéndola delante del otro marido o novio para que Paul se muera de excitación y orgullo por su hembra.
Es todo muy básico, pero eso les ponía calientes de un modo inconfesable y en secreto, nada de compartir con amigos estas movidas de alcoba.
Paul y Sarah eran lo más alejado posible a gente violenta, los problemas cotidianos los resolvían con inteligencia y buenas maneras con todos los que se cruzaban en su camino. Pero una pareja para excitarse usa sus trucos y su imaginación, y si Paul giraba la cabeza en la calle porque le llamaba la atención una mujer, y Sarah se percataba, le construía una fantasía violenta llena de golpes y humillación para esa buenorra. Por eso Paul, no desaprovechaba la ocasión de fijarse en otras, especialmente cuando estaba con Sarah. Solo mirar, nada de entablar conversación ni llevar este jueguito de imaginación, más lejos.

Para Paul, 42 años 1,80 m, 93 Kg, moreno, ex-campeón estatal  de judo y entrenador en el Dojo de la ciudad, su mujer siempre era superior fisicamente a las mujeres que se encontraba en su vida. Siendo deportista y tan alta, estaba convencido de que en caso de pelea, lo que le contaba su chica muchas noches podía ser perfectamente posible, al menos entre las mujeres de su entorno.
En la zona residencial donde vivían, se conocían todos o casi todos. Era fácil encontrarse a los vecinos más sociables en el colegio cuando dejaban o recogian a sus 2 niños, o en restaurantes y tiendas al menos una vez a la semana, todos se veían más o menos en un momento u otro.
Una de las vecinas que a Paul le alegraba el día cuando coincidían, era Megan, Megan O’Sullivan, una mujer de 40 años rubia de melena cortita con flequillo a lo Cleopatra y tez broceada que a Paul le ponía especialmente cachondo. Era muy diferente a Sarah, como 10 cm más bajita (1,71 m 78 kg), pero el doble de caderas, piernas macizas casi musculosas, cintura estrecha, espalda triangular, unas tetas enormes bien puestas que impedían fijarte en nada más y un culo absolutamente brutal, redondo y enorme que desafiaba la ley de la gravedad y que era convenientemente resaltado por los leggings ajustadísimos que llevaba practicante todos los días.

Megan estaba casada con Marc (45 años , 1,71 m 102 kg) que era un empresario que viajaba mucho y de las pocas veces que coincidían con él, sabían que era aficionado al fitness y la musculación porque parecía un bloque de granito musculado. Su mujer Megan, también era aficionada al gimnasio, se pasaba horas entrenando y organizando allí mismo con otras mujeres, la vida social de muchos vecinos con fiestas y eventos en zonas comunes de la zona residencial, dado que su marido pasaba 3-4 meses fuera a lo largo del año. Por eso había llegado a sus 40 años en plena forma y con un cuerpo genéticamente voluptuoso y macizo.

Sarah sabía que a Paul, le atraía Megan, no era un secreto, el propio Paul se lo había dicho sin darle mucha importancia. Era una mujer sexy y fuerte, ideal para sus fantasías sexuales nocturnas. Sarah confiaba plenamente en Paul por lo que esa información no le escandalizó, la utilizó más bien para estimular a su hombre desbordando su imaginación sometiéndola y humillándola delante de él decenas de veces en sus historias nocturnas. Las peleas imaginarias con Megan, ponían a su marido especialmente caliente, por lo que los leggings de Megan, eran una especie de afrodisiaco.
Cada vez que uno de los dos iba al colegio a dejar o recoger a los críos, se pasaban por whastapp la información del color de los leggings de Megan cuando coincidían con ella dejando a los suyos. Era un juego inocente que les hacia reír y que alimentaba su fetiche.
En realidad, nunca habían hablado con ella más de un minuto. A Sarah, no le gustaba Megan, era la típica madre superiora del convento que se enteraba de todo y se metía en todo. Megan no era ni de lejos tan guapa como Sarah, pero tenia un cierto atractivo de malvada con su pelo corto y mirada aguda con ojos castaños claros y labios jugosos. Se decía que tenía un carácter un tanto arrogante y controlador que incomodaba a Sarah, por eso no se apuntaban nunca a sus eventos y solo coincidían ocasionalmente. Eran correctos y educados con ella igual que con todo el mundo, como siempre, pero solo de hola y adiós.

Un día, no obstante, todo cambió…

Sarah tuvo una discusión en el supermercado con una cajera que se puso desagradable porque la tarjeta de crédito no iba bien. Le habló mal y Sarah le dijo que se calmara… de un modo que a Paul le puso cachondo…
- Y tú te esperas y te tranquilizas a que limpie la banda magnética de la tarjeta, y si no o llamo al encargado o yo misma te doy un calmante…
La cajera se calló de inmediato y agachó la mirada un tanto intimidada por esa mujer alta y fuerte que le estaba levantando la voz.

Cuando salieron del supermercado Paul metió mano a su mujer y ella le sonrió…
- Has estado a punto de ver mi primer combate…
- Bufff, si mi ama…, vamos a casa rápido que me has puesto a 100.


De camino a casa, Sarah no paraba de frotar la polla de Paul que seguía cachondo cuando de repente, sonó su móvil. No venía nadie circulando por la calle y como estaba esperando una llamada importante y el móvil se lo dejó en la chaqueta que estaba en el asiento de atrás, decidió poner los 4 intermitentes y parar el coche para cogerla con tranquilidad.

Nada más parar el vehículo oyeron una sonora pitada. Era Megan, con su vehículo, habían parado justo en las salida de coches de la casa de los O’Sullivan y al parecer Megan tenía mucha prisa. Volvió a pitar fuertemente cuando Paul aún no había alcanzado su chaqueta.
Sarah y Paul se miraron…

- Espera que te voy a poner mas cachondo todavía… Sarah bajó del coche.
- Que pasa Megan ? tienes mucha prisa? preguntó Sarah con aire altivo.
Megan volvió a pitar…PIIIIIIIIIIII, pitido largo…, muy largo…

Sarah fue hacia el coche de Megan que estaba como a 20 metros del suyo, sin darse cuenta que llevaba el mando a distancia de su propio coche en el bolsillo, y al alejarse de este, se cerró atrapando dentro a Paul, que además no podía abrir desde dentro.
Paul miraba como su mujer se acercaba a Megan que ya había bajado de su propio coche malhumorada, llevaba unos leggins azul oscuro y un top blanco, iba calzada con chanclas.
Paul quiso bajar de su coche también para calmar ánimos, aunque le excitaba la situación de enfrentamiento de Sarah con Megan. Se dio cuenta de que el coche no se abría y estaban las ventanillas subidas.
Vió a Sarah empujar a Megan con ambas manos, Megan no retrocedió ni un palmo y le devolvió el empujón a Sarah brúscamente y casi la tira. Esta le dio una bofetada a Megan, Paul no daba crédito… Megan se llevó la mano a su mejilla. Miró a Sarah con furia y le soltó un puñetazo a su pecho izquierdo y un rodillazo en la vagina. Sarah gritó de dolor.
Megan siguió atacando y abofeteó violentamente a Sarah que casi cae al suelo, luego le dio otra bofetada…, Paul empezó a gritarles desde dentro del coche intentando abrir la puerta del vehículo desesperado.

Paul veía como Sarah miraba a Megan asustada, parecía que intentaba calmarla en lugar de contraatacar, pero Megan le dio otra bofetada todavía mas violenta. Sarah no devolvía los golpes, solo intentaba cubrirse y parecía suplicar. Megan parecía calmada pero actuaba con brusquedad y violencia, cogió a Sarah del pelo con una mano y le dio con la otra un puñetazo al estómago que hizo que Sarah se doblara llorando. Megan seguía cogiéndole del pelo y le llevó la cabeza hasta sus pies semidesnudos por las chanclas… Sarah negaba con la cabeza sometida por la fuerte garra de Megan

Paul si que oyó ahora el grito de la orden de Megan…
- BESALÓS !!!
Sarah empezó a besar los dedos de los pies de Megan aterrorizada por la violencia de su adversaria. Paul se quedó congelado, dejó de gritar e intentar abrir la puerta.
Megan le dio un fuerte puntapié en el costado y con el pie hizo que Sarah se pusiera boca arriba. Se quitó una de las chanclas y empezó a golpear con ella a Sarah en los pechos, en los brazos y en la cara. Paul vió que su mujer chillaba como una niña pero ni podía salir a ayudarla, ni podía moverse.
Megan dejó de golpearle y le puso la planta del pié encima de la cara y vió como le decía algo, Sarah sacó su lengua y empezó a lamérsela una, dos, tres cuatro veces. Megan movía la planta del pie y Sarah le lamía desde el talón hasta los dedos…
Megan miró hacia Paul que estaba petrificado y le sonrió…

Después descalzó su otro pie y se lo puso de nuevo sobre la cara y lo señaló con el dedo indicándole que también se lo lamiera. Sarah lloraba en el suelo, sostuvo el pie de su rival con las manos y empezó a lamer. Megan parecía darle indicaciones mientras acomodaba su pie en la lengua de su humillada rival. Esta vez Sarah introdujo su lengua entre los dedos del pie de Megan y los lamía…, uno a uno. Paul observaba la humillación de su mujer resignado, aliviado porque parecía que ya no corría ningún peligro, aunque el bajón por la decepción empezaba a pesar.
Megan cogió a Sarah del cabello y la levantó a pulso. Estando Megan descalza aún era mayor la diferencia de estatura entre ambas,  pero para Paul, que las veía a ambas de perfil, el poderoso muslamen torneado y el musculoso culo de Megan eran mucho más amenazadores, y sus enormes tetas prietas por el top que llevaba, parecían empujar el torso de Sarah hacia atrás, aunque su espalda se topó con el coche de Megan. Le estaba hablando desde su inferior estatura con los brazos en jarras por encima de sus amplias caderas y Sarah asentía obediente, luego le señaló la carretera y se dirigió al coche…

Sarah, se acercó al coche de Paul lo suficiente para que el mando del vehículo activara de nuevo la apertura y por fin pudo abrir la puerta del copiloto para que subiera su mujer…, no podía hablar, solo llorar tapándose la boca, Paul le preguntaba…

- Cariño, cariño, como estás ? estás bien? no podía bajar…, te quedaste con el mando y se cerró el coche…, que coño ha pasado ahí…?

Sarah no respondía, solo lloraba, miraba por la ventana y negaba con la cabeza. De repente empezó a gritar…
- NOOOOOOO, AAAAHHHHHH !!!

Se acercaban ya a casa y Paul no podía permitir que sus hijos vieran a su madre así, por lo que paso de largo y siguió conduciendo. Estuvo dando vueltas media hora y Sarah solo lloraba de humillación, al final dijo…, a casa.

Eran las 19:00, y nada más entrar Paul abrazó a sus hijos pero Sarah entró y subió a la habitación sin decir nada.
- Qué le pasa a mamá ?
- Nada cariño, le duele mucho la cabeza y tiene que acostarse…
Más tarde al ir a acostarse, Paul subió a la habitación…
- No, no por favor, duerme en la habitación de invitados…, necesito estar sola.

Hasta el día siguiente, Paul no vió a su mujer, los niños estaban fuera en el jardín. Su bello rostro estaba desaliñado como si hubiera estado llorando toda la noche…
- Es lo más humillante que he sufrido en mi vida…
- Te ruego que lo olvides cariño…, esto no tiene porqué suponer nada importante.
- No pude Paul, te juro que no pude impedirlo…, me sentí tan insignificante…
- Los enfrentamientos son muy desagradables…, al menos bajaste a plantarle cara, estaba siendo muy irrespetuosa con tanto pitido
- Le golpeé, en que estaría pensando ? Si.., sé en que estaba pensando…, estaba pensando en tí, quería que estuvieras orgulloso de mi.
- Es culpa mía amor, me excitó la escenita del supermercado y te dejaste llevar después…
- No, no,…, quería…, quería hacerlo, fue decisión mía…, pero me acobardé. La realidad es mucho más difícil que las fantasías. En cuanto me golpeó…tan fuerte…, me entró el pánico.

Paul no quería llevar la conversación mucho más lejos y quiso cambiar de tercio, pero en el fondo pasó la noche malhumorado y decepcionado y no lo pudo evitar…
- Porqué…, porqué no te defendiste cuando…?

Sarah le miró fijamente…, cuando qué Paul…? cuando me humilló ? cuando le lamí los pies ?…, Me amenazó Paul, me amenazo con darme la paliza de mi vida si no le suplicaba y le obedecía… Estaba aterrorizada Paul, ES QUE NO ME HAS OIDO ??
- Si, si claro cariño…, es que…, perdona…
- CLARO, CLARO, debes estar MUY DECEPCIONADO con que la mujerona de metro ochenta del ex-campeón de judo, sea tan patética y cobarde…
- No, no es eso amor mío…, discúlpame.
- Y SOBRETODO QUE ME HAYA HUMILLADO TU PUTO MITO ERÓTICO, LA CHONI ESA DE LOS COJONES !! Seguro que te la pone dura cada vez que la veas a partir de hoy. Ella si sabe luchar por su hombre, ella si es una mujer de verdad !! ES ESO…, NO PAUL ?? TE PREOCUPA QUE YA NO PUEDA PONERTE CACHONDO POR LAS NOCHES, NOOOO ??
- Cariño, lamento haberte preguntado, creo que será mejor que me vaya a dar un paseo.
- SIIIII, VETE, VETE y piensa en tu puta gorda de gimnasio.


Cuando Paul salió de su casa, pensaba precisamente en eso, en Megan. Igual que ha hecho durante toda la noche…,masturbándose.



TO BE CONTINUED…

*

Offline nakazet

  • Senior Member
  • ****
  • 56
Re: Humillación de pareja. Parte 1 (F vs F) (Spanish)
« Reply #1 on: May 10, 2023, 05:26:15 PM »
Pasaron los días y Sarah estaba más tranquila aunque no lo suficiente como para obviar algunas preocupaciones que antes del incidente no tenía.

Intentaba evitar los sitios donde pudiera coincidir con Megan. Esto supuso una reorganización en la agenda de Paul, ya que tenia que ser él siempre quien acudiera al colegio por ejemplo. Era molesto pero se podía tolerar. Lo más difícil para Paul, era asumir tener que organizarse porque su mujer tenia miedo de otra mujer.
Lo peor de esta situación, es que la excitación de Paul con su mujer como hembra dominante había acabado, ya casi no hacían el amor.
No por falta de ganas, de hecho la fogosidad de Paul había aumentado extrañamente para Sarah. Ella sospechaba que su marido pensaba en Megan cuando follaban y en parte era cierto. Lo cual generaba en Sarah una tremenda inseguridad aunque a Paul no le decía nada, por vergüenza.


Megan se mostraba encantadora con Paul cuando coincidían, pero estaba decidida a seguir comportándose con Sarah de un modo dominante ahora que la había sometido. Se odiaban.

Por ejemplo el día del cumpleaños de Kevin, el hijo pequeño de Sarah y Paul, el hijo de Megan y amigo de Kevin, Nathan, no fue invitado.
Megan se presentó en casa de Sarah con su marido Marc y su hijo… Sarah fue a atenderles con Paul en la puerta…
- Hola Megan, Marc… Sarah saludó a la pareja nerviosa y con el semblante serio
- Supuse que el correo postal extravió la invitación de mi hijo, así que hemos venido directamente. Megan hablaba con voz tranquila y agradable esbozando una media sonrisa en su rostro.
- No sabía si Nathan vendría después de…
- Shhhhh, habla cuando yo te de permiso


Sarah se calló de inmediato viendo el dedo indice sobre los carnosos labios de Megan ordenándole que se callara. Sintió de nuevo la amenaza de esos brazos definidos y esas piernas musculosas forradas con leggings ajustados.
- Mi marido Marc sale de viaje mañana por la mañana y queremos estar solos unas horas. Confío en que Nathan se lo va a pasar muy bien y se va a sentir tan especial como tu hijo Kevin aquí en tu casa, ¿no es cierto Sarah ?
- Por supuesto, haremos que se lo pase lo mejor posible... contestó Sarah con voz temerosa.
- Cuando venga Marc a recogerlo, le preguntaré que tal se lo ha pasado. Espero que todo irá bien. No quisiera tener que venir a visitarte aquí mañana de nuevo, con chanclas, delante de tus hijos…
Sarah puso cara de asustada…
- No…, no…, no será necesario, Nath…, Nathan estará muy bien..
Megan puso la mejor de sus sonrisas…
- Buena chica…, así me gusta, sumisa…, y obediente. Bien, Marc pasará a las 19:00. Adiós Paul…, estás muy callado. Megan acarició el rostro de Paul y le dio un beso en la mejilla.
- Adios Megan…, hasta luego Marc , dijo Paul
Sarah estaba petrificada, incapaz de reaccionar. Marc se despidió de ellos levantando la mano. Ya hacia el coche, Marc le metió mano al poderoso y sexy culo de su hembra mientras le besaba el cuello. Megan le apartó la mano riéndose.

Paul no podía dejar de mirar ese enorme y redondo culo que tanto deseaba y oyó perfectamente como Megan le decía a su marido, paciencia esclavo, en unos minutos podrás comerme enterita…
Sarah sacó a su marido de su trance…
- Lo ha vuelto a hacer Paul, lo ha vuelto a hacer, me ha sometido…, en mi propia casa.
Paul, le miró y asintió.

En otra ocasión coincidió la pareja con Megan en el cine para el estreno de AVATAR 2. Se saludaron con normalidad y al acabar la película repartieron unos carteles para los niños. Uno de los hijos de Paul y Sarah dejó el suyo descuidado un momento en una butaca y al volver a cogerlo ya no estaba…
Había pocos y había sido difícil de conseguir. Estaban buscándolo cuando Karen, una amiga de Sarah, señaló con el dedo hacia donde estaba Megan a unos 5 metros.
Sarah miró y vió a Megan dándole el cartel a su hijo Nathan…
- Es el tuyo Sarah, lo ha cogido ella. Le dijo Karen

Megan sonreía directamente a Sarah e hizo una pose de victoria mostrando un amenazante, grande y sexy bíceps. Tenía el doble de brazos que Sarah.
Sarah hizo como que iba a empezar a hablar…
Megan le mandó callar…, SHHHHHH…, sin rechistar, es lo que hay. Guiñó un ojo a Paul, y se marchó con su hijo y el póster de Kevin.
Paul esperaba una reacción de Sarah…, que no llegó.

Ya en casa hablaron…

- Cariño, esa mujer te ha sometido ya 3 veces, y no has reaccionado. No deberías consentirlo. Parece que te escondes de ella.
- LA CULPA ES TUYA !! si no la desearas más que a mi no me importaría enfrentarme a ella. Pero me da pánico que me veas sometida y derrotada por ella precisamente. Y si, es muy fuerte. Esta maciza la hija de puta. No creo estar a su altura cuerpo a cuerpo.

A Paul estas palabras de su mujer, le ponían más cachondo todavía. Que Sarah asumiera su inferioridad ante Megan, le cabreaba pero tambien le excitaba.

- Amor mío, si, lo admito, Megan es un tipo de mujer que me atrae, pero nada me gustaría más que verte dándole una paliza. Y eres una mujer fuerte, tu cuerpo está endurecido por el deporte durante años, mides un palmo más que ella y eres más joven. Es ella la que debería tenerte miedo.
- Esa zorra no le tiene miedo a nada…
- Exacto, es una cuestión de carácter. Cuando bajaste del coche a enfrentarte a ella, tú tampoco le tenias miedo y le golpeaste. Luego ella te pegó a tí y te entró miedo. Haz que sea ella la que te tema, sigue golpeándole, recibirás algunos golpes, pero si sigues atizándole, es ella quien empezará a temerte. Eres fuerte y poderosa, déjaselo claro.
- Y si pierdo ?
- Si pierdes, estaré igualmente orgulloso de ti cariño. Eres la madre de mis hijos, la hermosa mujer de mis sueños, y soy tuyo en la victoria y en la derrota. Lo que no llevo nada bien es que te sometas sin luchar.
- No lo sé Paul, no sé si dar ese paso…, cuando me casé contigo no sabía que me tenía que dar de hostias con nadie para tener tu respeto y ponerte cachondo. Pensaba que mi vida iba a ser más normal…
- Mi respeto lo tienes siempre cariño. Pero tú misma has disfrutado estos años poniéndome cachondo en modo mujer alpha…, y me jode que haya un tipo paseándose por ahí pensando que su hembra es mejor que la mía.
- No te prometo nada…, pero entréname. Quiero que me entrenes para la lucha cuerpo a cuerpo.

Esa noche follaron como no lo hacían en mucho tiempo.

Paul empezó el entrenamiento de su mujer al día siguiente, se la llevó al Dojo y le enseñó todo tipo de llaves de judo que practicaba 3 horas al día. Sarah además cambió su alimentación, dejo de tomar esas cosas veganas y se dedicó a comer carne y proteína compulsivamente para ganar peso y músculo.
Además por su cuenta dedicaba no menos de 2 horas diarias a la musculación en el gimnasio y a golpear el saco.
Se lo tomó en serio, muy en serio. Tenía la imagen de Megan metida en la cabeza a todas horas.
Paul empezó a pensar que había creado un monstruo, y que quizá era irresponsable incitar a su mujer a pelearse como una adolescente, pero lo cierto es que esos días volvió a disfrutar de su mujer altiva y positiva y volvieron las noches de sexo dominante con más intensidad que nunca donde su hembra le volvía de decir que lucharía por él empezando por esa zorra gorda de Megan cuando estuviera preparada.

Pasaron 3 meses, sin más incidentes que reseñar cuando un día Karen, llamó a Sarah por teléfono…

- Sarah cariño, te llamaba porque he oido a Megan diciendo cosas de tí que me tienen confundida…dice que te creías superior pero que te ha puesto en tu sitio. La verdad no sé muy bien a que se refería cuando me acordé lo que pasó en el cine con el póster de tu hijo…, y me extrañó que no le dijeras nada. Sólo es un poster…, pero te lo quitó y no parecía lamentarlo.
- Es una larga historia Karen, pero está a punto de terminar.
- Pues va diciendo que es…, tu ama.
- Qué ?
- Lo que oyes…, se refiere a ti como su esclava…
- Pero que dice la loca esta…!!! Está bien voy a llamarle para decirle un par de cosas.


Paul estaba en casa y le pidió que pusiera el teléfono en modo altavoz para oír la conversación… Sarah, nerviosa llamó a Megan…
- Tranquila cariño, a esa zorra lo que le pasa es que te tiene envidia. Envidia tu belleza, tu cuerpo, tu estilo, pero cree que es superior a tí y te lo recuerda. Le dijo Paul mientras marcaba…

- Sarah, querida que sorpresa…!! exclamó Megan divertida.
- Que coño significa eso de que soy tu esclava…?
- Bueno…, la esclavitud se abolió hace siglos pero…, te he sometido delante de tu marido obligándote a lamerme los pies, te he intimidado en tu propia casa y puedo quitarle lo que quiera a tus hijos y dárselo al mío…, y lo aceptas todo sin rechistar… Es evidente que te tengo sometida.


A Sarah le impresionó lo clara y directa que estaba siendo Megan en su exposición de los hechos.
- Estoy siendo civilizada psicópata de mierda…
- Civilizada y me pegaste en mi porche ?? no… Tú no eres civilizada querida, tú eres una cobarde que no te atreves a plantarme cara. Si una zorra me hubiese hecho la mitad de lo que yo te he hecho a ti, iría con mi marido directamente a su casa a darle una paliza para ponerle en su sitio y de paso poner cachondo a mi marido…, que por cierto, esto último es una cosa que también hago en tus narices…, y no dices nada.
- Está bien!! hasta aquí hemos llegado, dime cuando y donde !!
- Que tal en mi casa ? Mañana. Lo que lamento es que no esté mi marido para ver el espectáculo. Pero puedes traerte al tuyo, si quieres…
- A las 19:30. Adios zorra.
Y colgó

TO BE CONTINUED...

*

Offline Tiberius J.C.

  • God Member
  • *****
  • 279
  • Profile pic: James Mason as Tiberius in "A.D."
Re: Humillación de pareja. Parte 1 (F vs F) (Spanish)
« Reply #2 on: May 14, 2023, 10:48:34 PM »
Me muero de ganas de ver el desquite. (Apuesto que gana Megan otra vez.  ;D)

*

Offline nakazet

  • Senior Member
  • ****
  • 56
Re: Humillación de pareja. Parte 1 (F vs F) (Spanish)
« Reply #3 on: May 16, 2023, 08:43:38 PM »
La noche antes del combate…

- Cariño, estás convencida ?
- Tengo que plantarle cara Paul
- Estoy tan orgulloso de mi leona !!

Paul empezó a meterle mano y desnudarla…
- Si pierdo te pondré tan cachondo…?
- Vas a pelear, con eso tengo suficiente.

Paul le hizo el amor a su gladiadora…

Megan estaba satisfecha. Ya había humillado 3 veces a Sarah delante de Paul. Megan odiaba a Sarah, envidiaba su estatura, su esbelta figura,  su belleza y su guapo y educado marido Paul.

Ella no era bajita, su 1,71 m de estatura están un poco por encima de la media, pero el 1,81 m de Sarah y esa figura femenina y estilizada le recordaba a esas hermosas, abusonas ricas compañeras del colegio, más altas y más fuertes que ella por entonces. Megan tuvo que aprender a defenderse del bullying a la que le sometían por haberse desarrollado y parecer una mujer antes que las demás.
Los años de gimnasio añadieron a su cuerpo voluptuoso, una extraordinaria firmeza y fuerza. Megan no aparentaba en absoluto sus 40 años, sino bastantes menos. Y aunque era consciente que su físico no desprendía mucha clase y estilo, no había hombre que no se girara al pasar ella para recrearse con ese cuerpo del pecado.
Hace años conoció en un gimnasio precisamente a Marc. Un tipo divertido, no muy guapo,  pero fuerte, musculoso y varonil que estaba forrado de pasta gracias a que heredó una empresa familiar de éxito. Pasaba fuera demasiado tiempo, pero lo compensaba manteniendo el contacto casi diario con Megan, colmándola de atenciones y caprichos y follándola com un león con su enorme polla cuando volvía a casa.
Era lo único en lo que Megan no envidiaba a Sarah, el sexo con su marido era absolutamente inigualable. Tanto es así que Megan decía a su marido que admitiría que tuviera sexo en sus viajes al extranjero, siempre y cuando no la dejara nunca, y que siguiera pasando al menos los 8 meses habituales que pasaba con ella en casa. Y que si alguna vez le gustaba alguna que fuera especial, que se la presentara para retarla en combate cuerpo a cuerpo delante de él. Le contaba que le daría tal paliza y la humillarla hasta tal punto, que le haría perder el deseo por su zorra y volvería a los brazos de su ama.
Marc se excitaba muchísimo con esta idea y le decía que seria su esclavo para siempre porque nadie tiene su cuerpo y su poder. Megan le regalaba un combate a su hombre cada 3-4 meses a través de una web de citas de catfight. Siempre ganaba y su Marc se volvía su esclavo durante semanas.
Megan sabía lo que tenia que hacer para retener a su hombre. Como actuar con él, de ese modo lascivo y dominante que tan bien conocen las alpha de verdad.

Cuando Sarah se puso violenta en su porche, Megan vió la oportunidad de matar dos pájaros de un tiro, poder contarle a Marc una historia real de dominación a otra mujer delante de su hombre, y por otro lado vengar ese desprecio que Sarah siempre le había mostrado.
Ese distanciamiento con aires de superioridad que Sarah siempre le había manifestado le herían el orgullo, y se tomó cumplida venganza. Y ahora que la tenia sometida, no iba a parar hasta que Sarah le mostrara el respeto y la atención que merece. Que Paul la deseaba lo tenia claro, pero no le era suficiente…, y hoy la iba someter para siempre.


Al día siguiente…, DING..DONGG…!! Llamaron a la puerta de casa de Megan

- Hola Paul, hola esclava… Megan saludó sonriendo.
- Hola zorra zumbada. Sarah contestó molesta.
- Antes de nada…, Paul mi marido no está y este tipo de situaciones se pueden desmadrar un poco. No me importa que estés por aquí mientras aclaramos este asunto pero…, tendrás que ponerte esto…
Megan le mostró unas esposas de acero.
- Que te parece cariño…? Paul le preguntó a Sarah
- Me parece que después del combate será un bonito recuerdo que podremos usar por las noches. Póntelas. Paul alucinaba con la seguridad y determinación de su mujer
El salón de casa de Megan estaba despejado, su hijo estaba en casa de sus tíos, su marido de viaje y todo parecía dispuesto para el combate.
Sarah tenía ganas de pelea, su marido le había motivado para ello y los últimos acontecimientos con Megan le habían enfurecido lo suficiente como para estar dispuesta a hacer esa locura. Se iba a pegar con otra mamá del cole.

Paul se puso las esposas poniendo las manos por detrás de la espalda y se sentó en el sofá. Estaba nervioso, excitadísimo más bien…, no dejaba de mover la pierna como un niño antes de subir a la montaña rusa.
Su mujer, Sarah (1,81 m, 78 kg, leggings negros y top rosa) se iba a enfrentar a la maciza Megan (1,71 m, 78 kg, leegings negros y top negro), no se lo podía creer.

Ambas mujeres empezaron a descalzarse. Sarah sentada junto a Paul, le dio un beso a su marido antes de ponerse de pie.
Megan miró a Paul…
- Sabes Paul ? creo que voy a cumplir con alguno de tus deseos… Cuantas veces has pensado en mi haciendo esto delante de tí…
Megan se incorporó y empezó a bajarse los leggings de espaldas a la pareja, mostrando su impresionante culo en tanga poniéndolo en pompa. Era un tanga deportivo pero con finos laterales por encima de la cadera que resaltaban la poderosa y sexy figura de Megan.

Paul estaba boquiabierto y Sarah…, furiosa y un poco preocupada. Megan no solo era sexy, parecía estar muy en forma. Esos muslos macizos lo eran de músculo, no de carne flácida.
- Sé que eres un fan de mis leggings, pero imagino que tenias ganas de verme sin ellos. Megan le sonreía subiendo su fuerte y sexy muslo izquierdo haciendo una pose.
- Porque no nos dejamos de exhibicionismos y empezamos a pelear.
- Claro esclava…, como quieres que sea…, sin reglas? solo cuerpo a cuerpo sin golpes ?
- Sin golpes…,
dijo Paul…, si puedo opinar… Paul pensó que para ser el primer combate de su mujer, lo mejor era algo parecido al judo.
- Me parece bien… dijo Megan haciendo posturas hacia Paul.
- Al final del combate, cuando estés suplicando…, igual se me escapa algún golpe vaca gorda…, dijo Sarah
- Precisamente estoy deseando que llegue ese momento…., el final del combate esclava… dijo Megan mirándola fijamente.

Ambas acudieron al centro del salón dando un par de círculos y empezaron a forcejear…
Megan empezó a abrazarse a Sarah buscando inmovilizarla con la fuerza de sus brazos, pero esta le apartaba bruscamente. Sarah buscó abrazarse a su cuello y lo consiguió, Megan hizo lo mismo, se tenían cogido el cuello dobladas hacia abajo pero todavía de pie.
Ambas luchadoras buscaban hacer una zancadilla y derribar al rival. Sarah lo consiguió derribando a Megan manteniendo el estrangulamiento de su cuello.
Sarah se enfocó en apretar y apretar cada vez más su brazo alrededor del cuello de su rival. Megan buscaba girarse para poder usar sus brazos y piernas y atenazar a Sarah de alguna forma.
Poco a poco se pudo poner a 4 patas aunque la cabeza la tenia a la altura del suelo sujetada por el cuello por el brazo estrangulador de Sarah.
- Vamos cariño, ya la tienes !! no la sueltes, no la sueltes…APRIETA !!
Sarah apretaba pero no parecía suficiente, necesitaba poder asfixiarla por delante del cuello en lugar de por la nuca.
Megan empezó a intentar levantarse, lo cual solo era posible si levantaba también a Sarah solo con la fuerza de su cuello y brazos. Lo hizo, levantó a su alta rival unas pulgadas y se tiró hacia delante. Sarah perdió el contacto del cuello de Megan un instante, lo suficiente para que se liberara y pudiera sacar por fin la cabeza del brazo estrangulador.

Megan se tiró como una posesa hacia Sarah que ahora estaba debajo. Se entrelazaron las manos pero Megan era mas fuerte y consiguió sujetarle por la muñecas hasta que Sarh quedó anclada en el suelo boca arriba. Megan acercó sus tetas a la cara de Sarah poniéndose encima de ella. Sarah se defendió como pudo moviendo bruscamente el cuerpo hasta que pudo girarse. Cogió del pelo a Megan y le apretó una de sus grandes tetas por encima del top. Comprobó que le sujetador de Megan era bastante duro y resistente. Parecía diseñado para luchar cuando tienes las tetas tan grandes como ella.
Megan intentó abrazar a Sarah con brazos y piernas y la aprisionó contra su cuerpo. Sarah con los brazos liberado apretaba a Megan rodeando su espalda y movía las piernas para evitar que las poderosas piernas de Megan le atrapara la cintura.
Paul miraba como su leona luchaba con carácter y desesperación, estaba orgulloso de ella.
Siguieron rodando por el suelo abrazadas hasta que finalmente Megan pudo cogerle un brazo y girárselo por la espalda. Sarah se quejó y empezó a chillar Megan aprovechó para incorporase y sentarse sobre la espalda Sarah aprisionando su rostro al suelo.
La rubia siguió retorciendo el brazo de Sarah cogiendo fuertemente su muñeca, parecía que se lo iba a romper. Sarah gritaba de dolor.

Megan ya la tenía, acercó su culo al cuello de Sarah mientras mantenía su brazo levantado retorciéndoselo, levanto la cabeza del Sarah y le estrangulo el cuello aprisionando con la pantorrilla y su muslo. El lamento de Sarah era continuo pero ahogado.

Paul sabía que Megan había ganado. Observó preocupado como Megan estrangulaba a su mujer con su poderoso y sexy muslo, esperando la rendición de su brava esposa. Le disgustaba pero estaba orgulloso de ella.
Sarah lloraba y jadeaba casi sin respiración…, era cuestión de tiempo que se rindiera.
De pronto Megan la liberó, la puso boca arriba y se sentó sobre su pecho sujetándola del cabello y aprisionando sus brazos con las rodillas.
- No ha estado del todo mal esclava…, pero como ves esto ha acabado como tenia que acabar…, dejo de torturarte pero dime…, quien es tu ama ? alto  y claro, que lo oiga bien tu marido
- Levantaté zorra…, quítate de encima…
- Shhh, ummm, veo que todavía no tienes clara la situación…., como quieras.

Megan se puso de perfil poniendo  el cuello de Sarah entre sus muslos y empezó a estrangularla, mantuvo la presión cerca de un minuto. Luego abrió sus piernas mirando a Paul, sonriéndole. Dejó que Sarah se recuperara un poco y volvió a estrangularla, poniéndo sus muslos más tensos y rígidos que antes. Sarah gritaba ahogamante, abrazando el poderoso muslamen de su conquistadora.

- Megan, Megan por favor, esto ya ha acabado has ganado tú, déjala ir.
Megan le sonreía y le mandaba callar poniendo un dedo en sus labios sshhhhhh
De nuevo liberó a su sometida rival, momentáneamente, le abrazó la cintura con las piernas y tiró de sus brazos hacia atrás. Sarah creía que la iban a romper en dos.
Megan parecia disfrutar de cada postura de tortura e iba cambiando el modo de retorcer las extremidades de Sarah o bien de estrangular su cuello pero evitando que perdiera el conocimiento.
Sarah parecía un pelele que solo tenia fuerzas para llorar y gritar entre cada cambio de postura…
Megan se volvió a sentar sobre su rival acercando su vagina a su barbilla, sujetándole del pelo…, sonriéndole

- Besa el coño de tu ama…, aquí…, justo aquí
Megan acercó su vagina a los labios de Sarah, señalando su sexo con el dedo…
- Megan, espera, esto no puede continuar así.
- Shhhhh, a callar Paul. Te permito observar, pero no intervenir…, de ningún modo.
- Vamos esclava…, decídete. Puedo estar todo el día torturándote si quiero. Es divertido y fácil…, sobretodo fácil.


Sarah lloraba de rabia, y se esforzaba por girar la cabeza, pero Megan le tenia bien sujeta por el pelo y la presión de sus muslos la inmovilizaba
- No, no, nooooo gritaba Sarah
- OK, tu lo has querido. Megan adelantó su postura de sentada hasta cubrir totalmente la boca y la nariz de Sarah con su vagina, y empezó… a cabalgar sujetándole fuertemente el pelo como si fuera una soga, abrió un poco sus muslos y siguió frotándose el coño en la cara de la pobre Sarah quien chillaba sordamente asfixiada.
Paul estaba absorto, su mujer estaba siendo totalmente humillada ante sus ojos por su mito erótico local. Estaba excitado pero sobretodo se sentía humillado, culpable…, se puso histérico. No podía ni imaginar como afectaría lo que estaba pasando a su matrimonio.

- Megan !!! chillaba, MEGAN !! SUELTALÁ !! PARA… PARAAA!!!!
Megan dejó de cabalgar se incorporó de inmediato liberando a Sarah de su tormento, y caminó furiosa hasta Paul.
- Ya está bien Megan has llevado esto demasiado lejos !
Aún no había acabado de decir la frase cuando sintió el veloz puño de Megan estampado sobre su nariz.
- TE HE DICHO QUE NO PUEDES INTERVENIR PAUL !!!
Paul intentó incorporarse pero esposado como estaba, no pudo evitar que Megan le diera un rodillazo en sus pelotas y otro fuerte puñetazo en la cara. Paul cayó doblado sobre el sofá.
Sarah se levantó y fue hacia Megan con furia, estaba dolorida por la paliza pero fue con todo a machacar a Megan.
Sarah acertó dandole una patada y un puñetazo a Megan que hizo gritar a la rubia de dolor. Ese brutal ataque le pilló por sorpresa.
- No te atrevas a tocar a mi marido puta !!!
Sarah le cogió del pelo y le siguió atizando puñetazos en la cara y en el pecho con furia.
Paul miraba dolorido pero con orgullo como su hembra luchaba por él cuerpo a cuerpo contra esa maciza zumbada y peligrosa.
Megan empezó a contraatacar esquivando los golpes de Sarah y lanzando los puños violentamente. Uno de ellos alcanzó a Sarah en toda la barbilla y otro en la cara. Sarah gritó, pero se acordó lo que le dijo su marido de aguantar los golpes y seguir luchando así que siguió como una posesa lanzando patadas y puñetazos.

Las dos mujeres se estaban atizando con violencia. Megan consiguió levantar bruscamente su fuerte muslo derecho y golpeó con la rodilla la pierna izquierda de Sarah que aulló de dolor, luego soltó un puñetazo en mitad de la nariz que tumbó a Sarah al suelo quedando aturdida.
Megan se abalanzó sobre ella y consiguió sentarse en su abdomen. Desde esa posición empezó a soltar puñetazos al rostro de Sarah quien levantaba los brazos para protegerse sin demasiado éxito. Megan seguía descargando su furia contra su rival sin parar.
Paul se incorporó…
- Megan, Megan !! ya está, la vas a matar.
- Siéntate en el sofá en silencio si no quieres que lo haga !! Megan le lanzó una mirada que paralizó a Paul que volvió obediente a sentarse.
Sarah estaba casi noqueada, ya no ofrecía resistencia y simplemente lloraba suplicando a Megan que parase.
- Para, para Megan por favor…
Megan le cogió del pelo y cambió los puñetazos por bofetadas, golpes rápidos y secos y directos con la mano abierta en la cara… SPLASH, SPLASH, SPLASH…, SPLASH…
- Dime zorra quien es tu ama…
-Tú , tú eres mi ama.., tú eres mi ama, para por favor !!! tú ganas Megan, tu ganas…, me someto, me someto a ti.

Megan dejó de golpearla…
- Bieeennn, ya vas asumiendo la situación esclava… Megan se sentó de nuevo sobre la cara de Sarah y empezó a cabalgar sobre ella.
- Así, así…, mmmm…, me gusta frotarme en tu cara esclava
- Por favor, por favor Megan…mi marido
- Shhhhh, tu marido está disfrutando esclava. Lleva imaginando esto mucho tiempo. NO es verdad Paul? Y si dice algo más le daré una paliza delante de ti.

Megan pivotó su culo sobre la cabeza de Sarah para poder estar de frente a Paul. Le chistaba con su dedo índice en sus sexys y carnosos labios. Siguió moviendo sus caderas mientras aplastaba la cabeza de Sarah con su enorme y sexy culo.
- Shhhhhhh a callar o te sacudo…, shhhhhh. Megan estaba dominando a ambos.
- Como te sientes Paul ? excitado o humillado?

Paul se sentía excitado, muy muy excitado. lo que Megan estaba haciendo a su mujer, ya lo habia visualizado en su imaginación cientos de veces masturbándose. Estaba también rabioso por los golpes que le había dado Megan y que su mujer no podía vengar. Pero sobretodo, no podía soportar tanta humillación. Una cosa es tener una fantasía sexual con otra mujer y otra muy distinta convivir con la vergüenza de una derrota tan humillante.
- Uuyyy, yo creo que está tan absorto viendo como mi culo te somete que se nos ha quedado sin habla querida.
Megan extendió sus muslos hacia adelante sin dejar de reposar sus glúteos sobre Sarah y empezó a extenderlos, exponiéndolos, mostrando su poderoso muslamen al marido de su esclava
- Los deseas Paul ? son sexys y fuertes verdad? era así como los imaginabas cuando miras mi leggins todo los días ? Sé que te gustaría lamerlos…, pero lo más importante para tí es que pueden romper por la mitad a tu mujercita, o bien explotarle su bonita cabecita como una sandía. Mira, así…
Megan atrapó la cabeza de Sarah entre sus muslos y empezó a apretar. Sarah se movía compulsamente intentado liberarse y chillaba.
- Tranquila querida, shhhhhh,…cuanto más te muevas más fuerte apretaré, solo es una demostración de mi poder sobre tí para que tu marido lo vea y me desee todavía más.
Megan apretó más fuerte sonriendo. Sarah empezó a acariciar los muslos de su dominadora sin parar.
- Que te parece Paul ? como te sientes sabiendo que tu mujer es la esclava de la mujer de otro tipo. Porque la realidad está clara no? tu mujer es la esclava de la mujer de Marc. Repítelo…
Paul seguía absorto en una mezcla de rabia, impotencia y deseo.
- Mi mujer es la esclava de la mujer de Marc.
- Muy bien querido, que humillante no? Le envidias? a mi marido digo…, envidias a Marc ? Imagina que eres él, la suerte de tener una leona fuerte y sexy como yo esperando para dominarte y poseerte al volver a casa. Sabiendo que cualquier zorra que se te acerque para molestarte o que te guste acabará besándome los pies mientras veneras mis glúteos…., mmmm, te imaginas Paul ? lo excitado y protegido que se siente mi marido conmigo ?

Megan liberó a Sarah de su estrangulamiento, pero se volvió a sentar sobre su cara frente a Paul.

Paul empezó a pensar en Marc. Realmente le envidiaba, era el hombre más afortunado que conocía.

- Tu sabes que hoy en día un hombre debe estar acompañado de un mujer fuerte. Si no cualquier zorra te puede meter en problemas con tanta protección legal con la violencia de género y empoderamiento femenino y esas cosas. Hoy por ejemplo, si cuando te quite las esposas en lugar de estar pensando en follarme quisieras vengarte de las hostias que te he dado a ti y a tu mujer e intentas atacarme, además de darte una paliza, te denunciaría, y sería una denuncia de una mujer agredida por un ex-campéon de judo federado, o sea que puedes acabar en prisión. Es decir puedo sacudirte cuando quiera y como quiera y la única que te podría proteger está sometida bajo mi culo. Ves que importante es que tu hembra sepa protegerte ? Ves lo afortunado que es mi marido comparado contigo ?
Paul se sentía dominado por esa mujer, le excitaba y le temía. Asintió con la cabeza…
- Bieennn querido. Y ahora shhhhhhhh, sin rechistar. Tomaté las cosas con calma mientras humillo a tu mujer. Acéptalo sumiso y obediente, como ella, y guárdalo para siempre en tu memoria.    

Megan se volvió a girar hacia Sarah. Se medio incorporó para sacar un pié con el que pisó la cara.
- Me preguntabas ayer por teléfono que significaba eso de ser mi esclava. Tu marido ya conoce las consecuencias. Pero tú eres la más importante en este asunto. Tienes claro que la mamá de Kevin es la esclava de la mamá de Nathan ? responde esclava, lo tienes claro?
- Si…
- Repítelo
- La mamá de Kevin es la esclava de la mamá de Nathan
- Exacto, y ya sabes lo que implica eso. Cuando coincidamos en el cole, sumisión y cortesía por tu parte. Tu marido aceptará tu humillación con resignación con el tiempo, pero a tus hijos les puede generar algún tipo de inseguridad ver a su mami machacada por otra mami del cole. Esta claro esclava…!!
- Si…,
Sarah miraba a Paul desde el suelo con la cara totalmente aplastaba por el pie de Megan. Buscaba un rostro tranquilizador en esta locura pero no lo encontró.
- SI, QUE??
- Si…, mi ama.
- No olvides dirigirte a mi adecuadamente, SIEMPRE ACABA LA FRASE DICIENDO MI AMA. Al menos estando a solas o con nuestros maridos delante. A mi marido le pone mucho que someta y humille a la mujer de otro hombre, así que si te equivocas lo consideraré una provocación intolerable. Queda claro esclava ?
- Si mi ama.
- Tu actitud conmigo siempre sumisa y obediente. Si te ordeno que te calles con un dedo en los labios te callas inmediatamente y agachas la mirada. Da igual quien esté delante.


Megan se puso de pie sin dejar de pisar la cara de Sarah
- Más cosas…, por supuesto, mis eventos sociales. Desde que te conozco los has despreciado todos zorra. Eso se ha acabado, asistirás a todos, que digo asistirás, serás mi asistente para organizarlos. Me da igual de donde saques el tiempo, pero si te ordeno que pegues carteles por el barrio, los pegas.
Quiero que las otras mujeres del barrio te vean activa y obediente. Si te portas bien dejaré de decir por ahí que eres mi esclava aunque para algunas será evidente. Es lo que hay. ESTÁ TODO CLARO ESCLAVA !!!
- Si mi ama.
- Buena chica, así me gusta sumisa y obediente ante tu ama, y ahora quiero que te humilles delante de tu hombre besándome los pies. Ya te vio hacerlo en mi porche, no debería suponerte ningún problema.
Megan levanto el pie y se lo señaló a Sarah.
Paul vio como su humillada esposa se daba la vuelta. Se incorporaba de rodillas y le miraba. Sarah vió la rabia y la excitación en el rostro de su marido. Todo estaba llegando demasiado lejos, Paul quería ver a su mujer plantando cara a la abusona del barrio, con eso tenia suficiente. Pero Megan realmente odiaba a su mujer y todo se había desmadrado…, más de lo que él quería. Sentía algo de vergüenza por la situación, incluso de si mismo por estar tan excitado viendo a su mujer tan sometida a otra hembra. Le preocupaba que esto fuera más allá del combate que había tenido lugar.
Sarah inclinó la cabeza mirando al suelo.

- Vamos !! no tengo todo el día. Empieza a humillarte. Paul negaba con la cabeza, NO OTRA VEZ  NO pensaba en voz alta
Sarah acercó sus labios al pie izquierdo de Megan y se lo besó.
- Sigue, quiero que los besos que le des a tu marido tengan el sabor de mis pies durante días.
Sarah miró a su marido, lo vio negando en silencio, volvió a besar el pie a su vencedora. Paul miraba la escena callado, tenía una enorme erección aunque al mismo tiempo quería que acabara todo cuanto antes. Era tan humillante, son 2 madres , sus hijos son amigos…, como, como podía acabar esto así ?

- Vas muy lenta esclava !! Megan le levantó la cabeza cogiéndole del pelo y le soltó una bofetada. SPLASH !!
- MEGAN ! ya esta bien, te ha besado los pies…, dejaló ya. Megan se acercó a Paul y le soltó varias bofetadas SPLASH, SPLASH SPLASH
- Te he dicho que no abras la boca capullo. !!
- LEVANTATE Y PELEA CARIÑO, NO CONSIENTAS QUE TE TRATE ASÍ. ESTÁ PEGANDO A TU MARIDO!!
Gritó Paul cabreado
Megan cogió del pelo a Paul y volvió a bofetearle…
- Mira esclava como sacudo a tu marido… ¿que vas a hacer para evitarlo ? pelear o humillarte ?
- Está bien, está bien Megan, le interrumpió Sarah postrándose ante ella. Sigo, sigo besándote los pies….Sarah continuó besando los pies de su ama con más ritmo.
- Nooo, nooo, no te humilles Sarah. Mañana la humillación te dolerá mucho más que sus golpes…suplicaba un decepcionado Paul.  Megan volvió a abofetearle. Mientras Sarah seguía besándole los pies.
- Lamelos…
- Que ?
- Que los lamas, con la lengua, de arriba abajo y por los lados, y los dedos y las plantas…, como en mi porche pero más a conciencia.
- Espera esto ya es demasiado…, me he humillado ante ti con mi marido delante y acepto que digas que eres mi ama hasta que se te pase el enfado pero hasta aquí hemos llegado.
Sarah empezó a incorporarse…

Megan sonrió…, muy bien esclava. Me he cabreado, Tu lo has querido. Ahora verás lo que una mujer de verdad puede hacerte…

TO BE CONTINUED...

*

Offline nakazet

  • Senior Member
  • ****
  • 56
Re: Humillación de pareja. Parte 1 (F vs F) (Spanish)
« Reply #4 on: May 16, 2023, 09:54:25 PM »
Megan extendió su brazo derecho atrás torsionando ligeramente su esbelta cintura y soltó una bofetada que acabó con Sarah en el suelo…SPLASHHH !!! La levantó del suelo y le dio otra SPLASH !!! cayó boca arriba y Megan la cogió del top y la levanto unos 20 cm del suelo para estamparle un puñetazo en su ya maltrecha nariz. Sarah empezó a gritar. Después otro puñetazo en el ojo y la arrojo al suelo. Sarah empezó a chillar.
- Nooo, no, basta, basta yaaaa !!!!. La poderosa Megan la observa de pie con respiración acelerada, sus enormes tetas cubiertas por el top, subían y bajaban mientras recuperaba aire. Sarah se puso a cuatro patas y empezó a gatear huyendo de ella hacia la puerta
- Sarah, levanta, levántate, PELEA !! le gritaba Paul que sentía decepción y vergüenza.
- Nooo, nooo, va a matarme Paul, tengo miedo cariño
- Que zorra patética eres…,
Megan le alcanzó de inmediato y le cogió por su hermosa melena color caoba, le retorció un brazo y se la llevó a la mesa apartada del salón. Le estampó la cara sobre ella y le estrangulo el cuello con su muslo derecho apoyándolo sobre la mesa.
Sarah estaba de pie con todo el tronco inclinado sobre la mesa inmovilizada por el poderoso muslo de su ama. La poderosa amazona le bajo los leggins y miro a Paul.
- Antes las mujeres de verdad castigaban a sus hijas desobedientes de este modo.. y empezó a azotarle el trasero con violencia PAM, PAM, PAM, PAM…
La pesada mano de Megan impactaba una y otra vez en las nalgas de Sarah que lloraba de rabia, dolor y humillación PAM, PAM, PAM, PAM…, una y otra vez. El culo de Sarah empezaba a enrojecerse. Megan paro brevemente para descansar y apretó aún más su musculoso muslo castigador para estrangular a Sarah durante el descanso. Sarah balbuceaba….. espera…., por favor.
Al cabo de unos segundos reanudo el castigo PAM, PAM, PAM, PAM, PAM, PAM, PAM, PAM…
- Ya está bien, YA ESTÁ!!…., PAM, PAM, PAM, PAM… Sarah intentaba gritar…
Paul estaba tan avergonzado de la debilidad y cobardía de su mujer que simplemente callaba y observaba el castigo.
Megan cesó los azotes cuando vio totalmente rojos los glúteos de su esclava. Levantó su muslo y Sarah cayó a plomo al suelo.

- Esto no acaba aquí esclava. Megan le cogió una vez más de la melena, la puso de rodillas y le estrangulo el cuello dejándole la cabeza atrás, es decir, los ojos de Sarah, solo podían ver el poderoso culo de su ama muy, muy cerca de su cara. La amazona mantuvo el estrangulamiento apoyando sus manos sobre la mesa, con las piernas totalmente estiradas inclinadas hacia delante de perfil a Paul, quien miraba esos deseables y macizos muslos torturar a su patética mujer.
Paul habría corrido a lamérselos allí mismo si Megan se lo hubiera ordenado.

Sarah solo podía dar gemidos sordos… Al cabo de un minuto aproximadamente Megan abrió sus piernas se puso de cara a Paul y cogiendo del pelo a Sarah, empezó a darle caderazos, eran golpes secos de cadera que estampaban la cabeza de Sarah con el borde de la mesa. Con 4 ó 5 tuvo suficientes para caer al suelo junto a las patas del mueble en cuanto su dominadora le soltó.
A Paul ver esas amplísimas y redondas caderas golpear a su mujer, le hizo aumentar la erección.

Sarah estaba boca arriba sin fuerzas ni para llorar, hizo ademán de incorporarse y Megan le piso la cara fuertemente contra el suelo, le mantuvo así unos segundos, miró a Paul y le lanzó un beso, acto seguido se montó con su otro pie en la cintura de su aplastada esclava.
Megan estaba pisoteando a Sarah delante de su marido. las 78 kg de sexy carne y músculos se posaban en la cara y abdominales de Sarah provocando un terrible dolor en su castigado cuerpo.
Sarah estaba paralizada, solo cogía con sus manos el gemelo del pie que le aprisionaba la cara contra el suelo.

- No puedo más, no puedo más…
- Ahora vas lamerme las plantas de los pies desde donde estás.
Megan que estaba de costado, aguantó el equilibrio para ponerse de cara, levantó el pie de delante y dijo LAME.
Sarah empezó a lamer la planta del pié de su ama con avidez, soportando todo el peso de Megan en su estómago. Hizo más abdominales que nunca en su vida.
Cuando Megan se dio por satisfecha, retiró su pie hacia detrás apoyándolo en las tetas de Sarah, adelantó el otro pie y repitió la operación…, LAME. Sarah lloraba pero lamía…. Ahora soportaba todo el peso de su torturadora en el pecho.
Al cabo de un minuto o así, Megan se bajó de ese felpudo humano en que había convertido a Sarah.
La pobre esposa de Paul se retorció sobre sí misma haciéndose un ovillo. Megan caminó en silencio hasta un armario del salón donde encontró unos zapatos de tacones altos, se los puso y caminó hacia su aplastada rival, se quitó el top y el sujetador liberando su enorme y turgente pecho.
A Paul le pareció la mujer mas sexy que había visto en su vida, era una diosa llena de curvas y músculos.

- Esclava, mírame, mírame bien y escucha con atención…, ves estos zapatos de tacón ? pues te juro por mi hijo que voy a hacerte lo mismo con ellos si no te humillas ante mi hasta que le des asco de vergüenza a tu marido. Quiero que te sometas y me supliques que no te castigue más, y si vuelves a contradecirme una orden, lo que te hecho hasta ahora te va a parecer una sesión de spa.

Sarah se puso a cuatro patas y asentía compulsivamente con la cabeza
- Nooo zorra, si tu ama esta ante ti en tanga y con tacones, tu solo puedes arrastrarte por el suelo sin gatear, sin incorporarte, sin ponerte de rodillas, solo te arrastras, me besas los pies y me suplicas. Voy a exhibirme delante de tu hombre, para que me desee todavía más y envidie mucho mas a mi marido. No quiero que olvide jamás cual es tu sitio y cual es el mío…, y te recomiendo que consigas lamerme cada centímetro de mis 2 pies. Y NO SE TE OCURRA SUBIRTE LOS LEGGINGS, quiero que tu marido vea continuamente como te he dejado tu diminuto culito.
Tienes 3 segundos para empezar esclava…UNO…!!

Sarah se abalanzó a los tacones de de su ama y empezó a lamer la parte superior de los pies, besos lametones caricias, Sarah intentaba cubrir con su lengua y sus labios cualquier centímetro de piel de los pies de Megan.

- SUPLICAMÉ !!
- Gracias, gracias por dejar que me humille ante ti mi ama, por favor te suplico que no me pegues más…, me portaré bien, quiero servirte, quiero lamerte los pies, por favor permíteme hacerlo…
Sarah hablaba nerviosa, con desesperación.
Paul estaba superado. La imagen de la poderosa y sexy Megan en tanga, de pie, orgullosa y sonriente y su mujer postrada en el suelo, boca abajo, con sus nalgas castigadas al aire, besándole los pies, suplicando con terror clemencia, suplicando humillarse más ante la mujer de otro hombre…, era demasiado para él. Sus sentimientos de culpa por animar a su mujer al enfrentamiento, ya habían cambiado a humillación y vergüenza.

- No te esfuerzas lo suficiente esclava, me da la impresión de que no me respetas lo suficiente…
- Si, si mi ama, te respeto, te respeto muchísimo.
Sarah intentaba introducir su lengua entre los dedos de los pies descubiertos de Megan. Eres mucho más mujer que yo en todos los aspectos. no me extraña que mi marido te desee más que a mi. Eres más fuerte, más sexy, más dominante, más lista…, tú…, tú si sabes luchar por tu hombre. Yo no, yo no puedo protegerlo, ni a él ni a mis hijos. Nathan no tiene nada que temer siendo tú su mami, yo no soy nada comparado contigo. Sarah sollozaba de humillación. Solo quiero disculparme por mi comportamiento y aceptar mi castigo y humillación. Sarah seguía lamiendo y besando sin parar. Solo…, solo aspiro a ser digna de lamerte los pies por completo y que me perdones mi ama.

Paul no reconocía a su esposa. No reconocía a esa mujer que jugaba a ser dominante por las noches dándole placer. En el fondo nunca se la acabó de creer como alpha, quiso convertir a su gentil princesa en algo que no es, y ella aceptó el juego por amor. La musculosa y sexy Megan es 100 veces más mujer que ella. Paul perdió de repente el deseo sexual por su hembra. Luego seguro que se arrepiente de pensar de ese modo, pero ahora mismo dejaría a Sarah por Megan sin dudarlo.
Megan se sentó sobre la mesa cruzando las piernas, levantando uno de sus muslos para mayor deleite de Paul y apoyando el talón del pie en la rodilla, dejando su otro pie en el aire.
- Puedes ponerte de rodillas, le dijo su ama. COMETE MI PIE.
- Gracias, gracias mi ama, gracias. Sarah realmente estaba aterrada por la paliza que le había dado Megan, las bofetadas, los puñetazos en la cara le habían roto la nariz, el labio e inflamado sus bellos pómulos. Todas las contorsiones, estrangulamientos y aplastamientos provocados por el culo y los musculosos muslos de Megan, seguro que le habían lesionado para semanas. El escozor en sus nalgas era insoportable, que la pisoteara le causó pánico y oír sus amenazas con los tacones le provocó terror. Había llegado a un punto que no le importaba su dignidad de mujer, ni de esposa. La humillación que le estaba dando Megan delante de Paul, casi dejó de tener importancia, aunque estuviera rota por dentro.
Cogió el pie apoyado de Megan y empezó a lamerlo con fervor, toda la planta desde el talón hasta los dedos, lo besaba y lo lamía. Megan le introducía todos los dedos en la boca a la vez hasta que le daban arcadas y se los sacaba y Sarah seguía lamiendo y lamiendo hasta que Megan se los volvía meter. Utilizaba su lengua como limpia suelas, cuando se cansó… bajó de la mesa y se calzó.

Sarah empezó a besar de nuevo los pies de Megan, algo más lentamente que antes, pero sin perder el contacto con ellos, totalmente postrada ante su ama.
Megan miraba a Paul, veía su rostro desesperado y excitado, veía también su erección bajo los pantalones del chandal. Megan le miraba seria con cara de domina, juntaba sus labios para excitarlo todavía más.

Paul procesaba como podía las sensaciones que le llegaban del ama de su mujer. Si, porque su hembra era la esclava de otra mujer…
Sarah seguía como casi todo el combate, totalmente echada en el suelo venerando humillada los pies de la mujer de otro hombre. Una mujer mucho más fuerte, poderosa y sexy a la que él deseaba. Ese enorme, macizo y redondo culo que ahora estaba en pompa, proyectando su poderío y que había aplastado a su esposa media hora antes, volvía loco a Paul.
Megan hipnotizaba a Paul con su muslamen, lo flexionaba exponiendo su poder físico y erótico. Esas musculosas piernas las había lamido y besado decenas de veces en sus fantasías y ahora se las mostraba después de machacar a su hembra, con poses de victoria, sabiendo que otro hombre más afortunado las disfrutaba cada noche.

Megan apoyó sus palmas en la mesa de espaldas a Paul mostrando sus poderosos glúteos, mientras más abajo, Sarah lamía y besaba sin parar los pies de la mujer que exhibía su victoria ante su decepcionado marido.

Megan se incorporó y caminó al centro del salón, se paró mirando a Paul flexionando sus fuertes y alargados bíceps, alzando sus brutales tetas en todo su esplendor., grandes, y en su sitio a pesar del tamaño. Su mujer, patética y derrotada se arrastraba para no perder el contacto con su humillación. El rostro de Megan, con esa mirada gélida, con esa peinado corto y con ese flequillo, que le daba ese aspecto entre dóminatrix y cotilla repelente, juntando esos carnosos labios que mostraban poder y ordenaban sumisión a quien mirara, era mucho, muchísimo, más sexy y atractivo que el físicamente hermoso y magullado rostro de su humillada y derrotada hembra.

- Me deseas Paul ?
Paul dudó un momento…, SI, te deseo…
- Más o menos que a tu mujer ?
- Más
- Pasarias esta noche conmigo…?

Paul se quedó en silencio y apartó la mirada. Sabe lo que le gustaría contestar, pero no lo que debe contestar…
Megan sonrío…, tranquilo…, no va a pasar, aunque lo desees más que nada en el mundo. Soy una mujer casada que quiere a su marido. Imaginas lo orgulloso que estaría mi marido si estuviera aquí ?
- Moriría de orgullo y deseo por su hembra. Es el hombre más afortunado que conozco. Le envidio.
Megan le sonrió.
- Te avergüenzas de tu mujer ?
Paul miró a su esposa sometida y complaciente con su ama, sin dejar de lamer los pies de Megan.
- No, no me avergüenzo, es solo que…
- Que Paul?
- Es muy inferior a ti, y es tan…, tan humillante.
Megan volvió a sonreír. Sarah lloró con más intensidad.
- Podrás soportarlo ? lo de tu mujer, que sea esclava de otra a la que verás todos los días con su afortunado marido.
- Sobretodo quiero a mi mujer, si. Podré soportarlo. Será duro pero es lo que hay.
- Esclava, has oido ? que opinas…, podrás soportar que tu marido desee a la mujer que te ha quitado la dignidad delante de él a hostias ? podrás servir a tu ama en todo lo que te pida después de como te he humillado ?

Sarah rompió de nuevo a llorar, pero no dejaba de besarle los pies a su ama. Era su palanca de protección para que no volviera el castigo físico que seguía siendo lo que más le importaba ahora.

- Demos un paso más, de rodillas esclava. Sarah se incorporó hasta ponerse de rodillas ante Megan. A tu marido le gusta mi cuerpo. Estoy mas buena que tú, mis muslos, mi culo, mis tetas, mis amplias caderas, todo lo tengo más grande, firme y voluptuoso que tú, lo único que tenemos igual es la cintura estrecha y el vientre plano, aunque yo tengo más abdominales. Te he machacado con este cuerpo delante de él, quiero que lo veneres…
Sarah le miró fijamente…
- Vamos !! empieza…, los pies ya los tienes muy trabajados, sigue con mis muslos…
Sarah, tocó los musculosos y sexys muslos de Megan y acercó los labios…, empezó a besarlos y a acariciarlos, los besaba y los lamia
- Te das cuenta de mi poder esclava, has visto lo que estas piernas pueden hacer contigo y podrían hacer con tu marido ?
- Si mi ama.
Sarah seguía besándolos, cambiando de posición para abarcar su amplitud, acariciandolos con la cara, como si le gustara. Se sentía tan inferior a esa mujer que quería mostrarle máximo respeto, casi con hipócrita afecto… a pesar de todo. Cualquier cosa para que su ama no le castigara más.
Sarah siguió con las amplias y poderosas caderas de Megan, las lamió y besó. A Megan le pareció que lo hizo muy rápido, así que le cogió de la melena y le dio  2 caderazos como castigo…
- Más lentamente, venéralas como merecen o te destrozaré con ellas.
- Si, si mi ama, disculpa, no volverá a pasar.
Sarah acariciaba con veneración las caderas de su ama, cubriendo con su boca toda la superficie en ambos lados. Cuando pensó que era suficiente se volvió a poner frente a su ama y empezó a lamer la parte interior de los muslos. Megan le facilitó la labor levantando la pierna y apoyándola sobre el hombro de su esclava.
La poderosa rubia sonreía al excitadísimo Paul que suspiraba por ocupar el lugar de su mujer. Megán juntaba sus labios…, shhhhhhh, acéptalo, y no lo olvides. Recuérdalo cada vez que veas mis leggings.
- Shhhhh, vas muy bien esclava, lo haces con estilo. Hasta parece que lo disfrutes teniendo en cuenta lo que te han hecho mis muslos. Sigue venerando el cuerpo que te ha machacado y que desea tu marido. Ya sabes donde toca ahora.

Sarah rodeo el cuerpo de su ama y empezó a frotar con ambas manos los glúteos de Megan… acercó sus labios y empezó a besarlos. Sarah tomó conciencia de lo que estaría pensando su marido. Sabe como desearía él estar en su lugar. Se le despertó la vergüenza y la humillación de ese preciso momento, lamiendo y besando los poderosos glúteos que la habían sometido y que tanto excitaban a Paul todos los días en el colegio. Los glúteos de la hija de puta que le estaba quitando para siempre el respecto y el deseo de su hombre. Megan cogió del pelo a Sarah y hundió su cara en su culo.

- Así, así esclava lame, lámelo, saca la lengua, quiero sentirte dentro de mi.
Sarah lamió y lamió hasta que Megan aflojó su tirón de pelo y siguió besándo sus nalgas, humillada, pensando si podría mirar a la cara a su marido alguna vez.

Megan le lanzó un beso al aire a Paul flexionando su bicep
- Te gustaría estar donde está ella Paul ?
- Si, me gustaría.
Paul deseaba tanto a esa mujer que ya era superior su deseo al respeto que le quedaba por su matrimonio. Era tan excitante y humillante…
- Lo sé. Megan cogió de nuevo del pelo a Sarah y empezó a frotar su cara y su boca por todo su muslamen, su caderas, y su culo, como si fuera una esponja de baño.
La puso de pie y le llevó la boca a su bicep izquierdo…, LAME
Sarah sacó la lengua y lamió ese bicep grande y duro como una piedra. Otra vez palideció ante el poder y la fuerza de esa amazona. Megan levantó más el brazo y le mostró la axila.
- Besa ahí. Sarah, le besó el fondo del axila. Más !…, lo volvió a hacer 2-3 veces más, LAME. Hundió su boca en el fondo de la axila de su dominadora y lamió varias veces.
- Que humillante no ? Megan preguntó a Paul sonriendo. Paul afirmaba con la cabeza. Espera, que falta lo mejor. Megan llevó la cabeza de Sarah frente a sus enormes tetas con esos grandes pezones que le apuntaban.
- No…, espera. Sarah protestó timidamente.
SPLASH, Megan le abofeteo, no que? vas a negarte?
- Es que, no, no puedo SPLASHHH, la última bofetada habría tirado a la espigada Sarah al suelo si no fuera porque su ama le sostenía de la melena.
- Estás segura ? lo próximo no va a ser una palmadita. Sarah empezó de nuevo a llorar con la cara aún más dolorida, aunque dejó de resistirse a la aproximación del pezón de Megan…, balbuceando abrió los labios y le chupo.
- Shhhhh, así, así me gusta esclava, come, come el pezón de tu ama, sin rechistar shhhhh. Asíiii, sin parar que tu hombre vea lo sumisa y obediente que eres. Sarah mamaba como un bebé, de pie inclinada hacia el pecho de Megan que le cogía de la melena por detrás. Esto era demasiado para Paul.

- Eso es, ahora más cerca de Paul. Ven. Como si fuera una muñeca de trapo la llevó a rastras al sofá y se arrodillo junto a Paul en el asiento contiguo, obligando a su esclava a arrodillarse frente a ella en el suelo
- Mira que tenemos aquí…, has visto la erección de tu marido, si verdad? lleva así toda la tarde. Debe tenerla apunto de explotar. Vamos a liberarla un poquito…
Megan introdujo su mano dentro del pantalón de Paul y se la sacó.
Paul respiraba aceleradamente…, Megan empezó a jugar con su polla, cogiéndosela
- MMMM, creo que está muy, muy dura. Tienes algún problema si juego un poquito con ella ? mmmm…, le gusta…, siiiiiii,  a tu marido le gusta que le masturbe yo esclava… Pero responde…, algo que objetar por lo que estoy haciendo?
- Pero…, pero…, estás casada Megan…, no puedes…
- Cómo? me estás juzgando Sarah ? estás juzgando los actos de tu ama ?
- No, no,… solo que…
Megan sin soltar la polla de Paul, extendió sus muslos atrapando a Sarah por el cuello acercándola del pelo con la otra mano.
- Así, así… para que reflexiones un poquito. Megan cruzó sus piernas asfixiando a Sarah que apenas podía emitir sonido alguno.
Paul tenia la polla a punto de explotar, Megan le miraba haciéndole morritos…, shhhhh no te preocupes, lo aceptará pronto, le dijo sonriéndole. La mano de Megan le acariciaba la polla y se la movía lentamente, con un ritmo pausado.

- Shhhh ,vamos, vamos pequeña, no te preocupes por mi marido, a él le excitaría mucho esto. Sabría que lo hago solo para humillarte…, Shhhhh, Megan seguía tensando los músculos de sus piernas todavía más fuerte
- Shhhh, me preocupa un poco que pienses que aún puedes proteger a tu marido de mi…shhhhh, pensé que ya estaba todo más claro. Es por eso tu impertinencia ? shhhhh, le decía Megan calmadamente mientras le acariciaba el pelo.
Sarah, no podía hacer nada más que mirar desde su campo de visión como su dominatrix masturbaba a su marido, frotaba los muslos de Megan como acto reflejo pero no podía hacer nada salvo suplicar. No se podía creer que Megan la quisiera humillar hasta el punto de poseer a su marido. El dolor en su maltrecho cuello era insoportable.
- Megan…, por favor…, lo siento, lo siento mi ama, puedes, puedes…, cogerla…
Megan sonrió …, y masturbarle ?
- Si , si por favor aaagh…, suéltame. Megan liberó a su sometida rival.
- Bien, me encanta. Me tenias preocupada, pero veo que ha sido un malentendido, le decía con voz suave. Ven, ven aquí y comete las tetas de tu ama. Que tu maridito tenga claro que no pasa nada, que todo está olvidado.
Megan hundió la cara de Sarah entre su enormes pechos. Bésalas, bésalas completamente son muy grandes, a tu marido le gustan mucho más que tus diminutas tetitas de princesa.

Sarah besó repetidamente los senos de Megan, cogiéndole las tetas con ambas manos. Hacía minutos que no era dueña de si misma. Sentía que no merecía decidir su destino. Megan era quien le decía lo que podía o no podía hacer. Mientras Paul jadeaba de placer queriendo ser propiedad de esa leona tan superior a su esposa que le masturbaba con tanta seguridad.
Sarah siguió chupándole los pezones a su ama, provocando el placer de Megan, hasta que al fin…

- Esta bien, ya casi hemos acabado. Sarah ves al cajón de la mesa y trae la llave de las esposas. voy a liberar a Paul.
Megan se puso de espaldas a Paul, le cogió del pelo y le llevó la cara a sus sexy y poderoso culo . Paul empezó a besarlo con desesperación. Sarah liberaba las manos de Paul viendo la escena llorando.
En cuanto Paul sintió sus manos libres, fue a coger las caderas de Megan con loco deseo, pero esta se giró bruscamente y le abofeteó con fuerza…
SPLASH !!!! Shhhhhh…, no puedes querido, todo esto es de Marc, solo quería tener un detalle contigo, dejando que me beses un poquito…
- Lo siento mi ama…, yo pensé…
- Mi ama …? has dicho mi ama…? JAJAJA…., que tierno…! NO cariño, soy ama de muchas mujeres, sobretodo de la tuya, pero en cuanto a hombres solo soy ama de Marc. Pero lo entiendo…, pobre…
Megan acercó el rostro de Paul a sus tetas y se las frotó con su cara. Paul sintió por unos segundos el poder físico y erótico de la mujer que deseaba.
- Necesitas una mujer fuerte en tu vida, necesitas una mujer de verdad que luche por tí, que te excite, que te domine en casa…, como yo hago con Marc. Y tu mujer…, tu mujer no da la talla, verdad?
- A veces…, solo a veces…
- No parece que sea suficiente. Pero es la mujer que tienes…, y es ella quien debe ser tu ama. Especialmente un hombre sensible como tú, necesita una alpha de verdad a su lado.
- Quieres que sea tu ama Paul…?
Megan se arrodillo delante de Paul que aún      tenia su polla erecta fuera del pantalón, Megan se la cogió.
- La verdad…, es que te he pegado varias veces delante de ella y no ha podido hacer nada para impedirlo, y he jugado con tu polla delante de ella y apenas ha protestado…, incluso me ha besado las tetas dando su visto bueno…, parece que SI soy tu ama Paul, estás de acuerdo ? Megan metió el pene de Paul entre sus grandes y turgentes tetas y empezó a frotarle. QUITATÉ LA CAMISETA QUERIDO…. Paul se la quitó de inmediato.
Megan empezó a besar los pezones de Paul mientras seguía frotando su polla con su pecho. Paul estaba extasiado, es como si estuviera viviendo un sueño erótico.
- Dime esclavo, contesta…, quien es tu ama ?
- Tú, tu eres mi ama…
- Quieres pasar esta noche conmigo… y es la 2ª vez que te lo pregunto…
- SI !!! si mi ama, quiero pasar la noche contigo

Sarah estaba arrodillada junto a ellos con la mirada perdida y observando como su vida se iba por el retrete sin que ella pudiera hacer nada. No le quedaba ni dignidad para reprocharle nada a su marido.

- Mmmmm, generalmente una mujer que se la chupa a un hombre, lo hace suyo… Megan cogió la polla de Paul y miró a Sarah…, que opinas esclava, vas a hacer algo por evitar que se la chupe a tu marido?
Sarah seguía llorando…
- Shhhhh, vamos, vamos no llores decía mientras besaba la polla de Paul con besos cortos y suaves. Solo tienes que decidir si quieres que te lleve de nuevo a la mesa, o bien que tu marido vea que asumes que ya no te pertenece. Lo que tu decidas shhhhh. Megan juntaba su carnosos labios y los posaba en el erecto pene de Paul.
- Piénsalo bien, no te vayas a equivocar como antes. Si te parece voy a chupársela y si tienes algo que objetar, me lo dices. Ven acércate más y mira como lo hago…SLURP…, SLURP, ves ? está dura porque su polla sabe que yo soy ahora su ama. Acéptalo, shhhh, sin rechistar o te destrozaré…, shhhhh SLURP.…, SLURP, SLURP, lo asumes o te doy otra paliza ? Contesta algo o si no también te pegaré.
- Lo asumo mi ama, ,
- Asumes que tu marido ahora me pertenece ?

Sarah asintió…, miraba al techo con un llanto ahogado y silencioso.
Megan volvió a frotar sus tetas con la polla de Paul mientras le besaba el pecho y en la boca. Paul nunca se había sentido más esclavo de nadie que de la diosa que tenia delante.

- Y mañana por la noche Paul? quieres que te folle ?
- SI MI AMA, deseo ser tuyo todas las noches
- SI. Ahora eres mio, es muy obvio. Pero pensando en como organizarnos…, te cambiarias por Marc ?
- Si, si mi ama, me cambiaría sin dudarlo
- Si te ordeno que te divorcies de Sarah, lo harás ?
- Si, si, mi ama quiero ser enteramente tuyo….
Paul estaba loco de deseo por esa mujer y se olvidó de todo lo demás.

Megan paró de besarle y le sonrió. Se giró hacia Sarah y empezó a acariciarla…
- Shhhhhh…, mi victoria sobre tí, es ABSOLUTA. Te he dado la paliza de tu vida, te he humillado hasta arrebatarte tu dignidad de mujer y el respeto de tu marido para siempre, y ahora te he quitado a tu marido, te he quitado a Paul. Y estoy segura que si te llevo ahora a tu casa y te doy unos azotes y te hago besarme los pies delante de tus hijos, te los quitaría también porque ellos, como Nathan, también necesitan una mamá fuerte que les proteja y preferirían que yo estuviese siempre a su lado. Especialmente después de que viesen lo patética y débil que puedes llegar a ser… y ahora además me vas a besar los pezones…, otra vez…
Megan cogió a su esclava del pelo una vez más y le llevó la boca a los pezones. Sarah empezó a chuparlos sin rechistar, dulcemente al principio, buscando el placer de su ama, mamaba como un bebé, totalmente sumisa y derrotada…

- Shhhhh, comprendes ahora esclava…? entiendes que tengo un poder absoluto sobre tí…?, Sarah asentía sin dejar de chupar. Tienes claro que puedo quitártelo todo ? Sarah asentía… shhhhhh, así me gusta totalmente entregada…, entiendes que vas a ser mi esclava para siempre ? y que todo lo que tienes, lo tienes porque yo lo permito…? Sarah cambió voluntariamente de pezón y asintió.
- Si mi ama, y siguió chupando…
- Está bien, TE DEVUELVO A TU MARIDO y te permitiré que cries a tus hijos y vivas en tu casa. Dame las gracias esclava
- Gracias mi ama… balbuceaba Sarah
- Me prometes sumisión y obediencia para siempre ?
- Si mi ama,

Sarah asintió mientras seguía chupando…, su voluntad y su vida pertenecían a Megan de un modo completo. Entendió que sería su esclava para siempre y le obedecería en todo…, era lo único que alcanzaba a asimilar en ese momento.  La paliza, y sobretodo la humillación delante de su marido le habían enajenado hasta tal punto, que las palabras de su ama le parecían lo único coherente que tenia sentido en ese salón. La entrega absoluta de su marido a su odiada rival, acabó de romper su alma.

Megan se incorporó…
- Quedaté así, arrodillada junto a tu ama. Sarah obedeció bajando la cabeza
Paul salió del erótico trance en el que estaba metido, miraba a su mujer, miraba a Megan y parecía bloqueado, no podía articular correctamente 3 palabras seguidas…
- Pero, pero…, que ha pasado. Me has…, me has manipulado.
Megan miraba a Paul con una amplia sonrisa mientras acariciaba la cabeza de su esclava  arrodillada como si fuera su perrita.
- Pero,…cómo puedes ser tan cruel…? Paul le miraba con ojos de odio y vergüenza.
- Dios mío que he hecho…, Sarah cariño…, perdóname…, soy un obseso vicioso y egoísta. Paul casi lloraba de rabia y vergüenza. Megan reía a carcajadas…, Sarah callaba mirando al suelo.

- Soy tan superior a tu mujer, que te he obligado a dejarla. Es la mayor derrota que una mujer puede infringir a otra. Sonreía divertida Megan. Y eres tan estúpido…, como has podido ni tan siquiera imaginar que iba a dejar a Marc por tí ? Su polla es 2 veces la tuya. Es mucho más hombre que tú. Y a partir de ahora su polla va a estar dura como una barra de hierro cada vez que le recuerde lo que ha pasado aquí, y cada vez que me vea humillar a tu mujer delante de tí. Y tú te vas a morir de envidia imaginando lo que su ama le va a hacer por las noches.
- Eres una hija de puta y a partir de ahora estás muerta para mi.
Le dijo Paul incorporándose y acercándose a su cara con ojos de odio.
Megan sin dejar de sonreírle, le agarró las pelotas y la polla con fuerza y apretó.
- Shhhhhh, tranquilito Paul, no quieras hacer enfadar al ama de tu mujer. shhhhhh. No olvides lo que te puede pasar si te pones nervioso.
- Aaaagh…, suelta, suelta…, está bien, esta bien…

Megan siguió apretando más y más fuerte.
- Vas a ser sumiso y obediente. Como seguro te gusta ser en la cama, pero tienes que aceptar que la única ama a la que puedes aspirar es tu patética mujer, a quien que como ves, podría ponerle una correa y sacarla a pasear por el barrio a cuatro patas caminando junto a mi marido mientras él acaricia mi poderoso y sexy culo. Megan siguió apretando con firmeza. Paul se doblaba de dolor.

Megan le cogió del cabello y le bajó la cabeza a la altura de sus muslos. luego levantó su pierna y le inmovilizó por el cuello estrangulándole entre su muslo y la pantorrilla apoyándose en el reposabrazos del sofá.
- Aaaagh, aaaagh !!! Paul intentaba liberarse, cogía el muslo de su dominadora intentando librarse de él. Megan apretó mucho, mucho más fuerte. Paul ya no podía emitir ningún sonido, solo acariciaba el muslo de Megan pidiendo clemencia.
- Shhhhhh, no lo toques Paul, mi muslo es algo que solo puede disfrutar Marc si no te doy permiso.
Paul tenía la cara roja como un tomate y Megan miraba a Sarah juntando sus labios como muestra de poder absoluto. Sarah empezó a reaccionar aterrorizada por lo que Megan estaba haciendo a su marido. De pronto, comprendió…

- Mi ama, mi ama, te suplico que liberes a mi marido, te lo suplico mi ama… Sarah empezó a lamer y besar los muslos de su ama, sumisa, totalmente complaciente, con sumo respeto…
- Te suplico que le disculpes y te pido perdón en su nombre, él no quería hablarte así. Necesita disciplina mi ama, yo se la daré, yo le dejaré claro que a mi ama le tiene que tratar con sumo respeto.
Megan, le sonreía con cara de aprobación, aflojó un poco la presión de su muslo torturador y se inclinó hacia delante poniendo su culo en pompa. Se lo señaló.
Sara empezó a acariciar sus glúteos, a besarlos y lamerlos como una posesa.

- Muy bien esclava, veo que has entendido perfectamente cuál es tu sitio, y lo que puedes hacer y no hacer para intentar proteger a tu hombre.
Megan liberó a Paul que cayó mareado al suelo cogiéndose el paquete y tosiendo compulsivamente. Cuando por fin paró, Megan le piso la cara y miró a Sarah. Sarah se inclinó de inmediato a besarle el pie que sometía a su marido…
- Gracias, gracias mi ama…
- Has visto Paul, tu ama ya ha aprendido a protegerte. Las alpha lo hacemos luchando por nuestros hombres y sometiendo a nuestra rival, y las betas lo hacen humillándose y suplicando clemencia. Sé que prefieres tú, pero debes conformarte con lo que tienes. Y ahora me vais a perdonar pero desnuda no os voy a acompañar al jardín a despediros, dijo Megan con voz despreocupada.
- Además tengo mucho que hacer, mañana viene Marc y nos vamos de vacaciones, y tengo un video que montar con lo que han grabado las 3 cámaras del salón…
- Cámaras…, que cámaras…?
preguntó Paul con la débil voz que le quedaba después de la tortura de Megan.
- Esa, esa y esa... señaló Megan…, no querrás que me acuerde de todos los detalles cuando se lo cuente a Marc? Es mejor que lo vea en nuestro enorme TV mientras le hago una mamada…, no crees ? Le dijo sonriendo.
- Y ahora me voy a la ducha, ya sabéis donde está la puerta. Adiós.

Megan subió las escaleras al 2º piso de su enorme casa cantando. Subía lentamente, sabiendo que la observaban, contoneando su increíble trasero y tensando los músculos de sus muslos a cada peldaño que subía.

Paul y Sarah, se incorporaron. Sarah, se subió los leggings y se calzó. Salieron de casa de Megan en silencio. Subieron al coche y Paul preguntó…
- Al hospital ? Sarah asintió, llorando de rabia, humillación y dolor. Apenas podía sentarse.

FIN DE LA 1ª PARTE

MUCHO MÁS COSAS OCURRIERON A PARTIR DE AQUÍ…